Blog de limpieza de oficinas

Limpieza eficaz de oficinas

Consejos para limpiar correctamente una oficina

Antes de comenzar con la limpieza de la oficina, resulta importante organizar todas las hojas y papeles, con el fin de que no cubran toda la superficie de las mesas. Para ello se deberían crear diferentes pilas de hojas, para poder quitar el polvo y limpiar con comodidad.

consejos limpieza de oficinas

Eliminar el polvo

Eliminar todo el polvo a diario es una tarea importante, ya que las superficies polvorientas dan una clara imagen de suciedad. La imagen que dé su oficina a sus clientes, proveedores e incluso a sus propios trabajadores es vital a la hora del concepto que también tendrán de los productos o servicios que usted ofrezca. La acumulación de polvo podría incluso disminuir su productividad, ya que éste puede afectar seriamente a los aparatos electrónicos, pudiendo incluso dejar de funcionar.  Pero, también la salud de quienes comparten un espacio con polvo podría verse afectada; hay bastantes personas alérgicas al polvo, el cual también es contraproducente por la transmisión de microrganismos.

La acumulación de polvo se evita con la utilización diaria de plumeros, aspiradoras y/o bayetas impregnadas de los adecuados productos limpiadores.

Limpieza del mobiliario tapizado

La  tela o la piel que suele recubrir sillas, sofás… absorbe la suciedad, por lo que estos muebles se deben limpiar diariamente utilizando un aspirador, y periódicamente con productos específicos siempre teniendo en cuenta no mojar en exceso la parte tapizada.

El mobiliario revestido de piel natural debe ser hidratado con frecuencia. Para limpiar los diferentes muebles de melanina se puede humedecer una bayeta de microfibra con detergente neutro. Según comentan los carpinteros, no es recomendable limpiar los muebles de madera con sprays de ceras, por lo que se recomienda usar una bayeta impregnada con una solución neutra.
Para limpiar las superficies como mesas o mostradores se deben levantar los objetos que estén sobre ellas, para poder limpiar bien a superficie donde se encuentren. Después de vaciar las papeleras, éstas se deben desinfectar con detergente neutro antes de colocar en ellas una nueva bolsa vacía.

Limpieza de suelos

Los suelos son la parte de una oficina que también pueden dar una muy mala imagen si acumulan polvo o manchas. Si existen moquetas, éstas se deben limpiar a diario con una aspiradora y de manera más puntual se realizará otro tipo de limpieza más específica con máquinas de espuma seca o similar.
Los suelo de mármol, granito… se limpian con una mopa y un producto específico para eliminar el polvo, y se friegan con agua y también un producto para estas superficies en concreto.

Las plantas

Son muchas las oficinas que se decantan por dar un toque de alegría al lugar por medio de plantas. Éstas también se deben mantener sin polvo, ya que en caso contrario, su buen estado no estará garantizado y darán una imagen de tristeza, en lugar de realzar el lugar. Por ello, sus hojas se deben limpiar con mucho cuidado pasándolas un paño húmedo regularmente. Se recomienda hacerlo con agua tibia, ya que si está demasiado fría podrían salir manchas en las hojas, y causar efectos negativos en las raíces. Para esta limpieza no se recomiendan las toallas de papel, las cuales pueden perjudicar a las hojas de las plantas. Para evitar que se rompan las hojas y/o los tallos se recomienda sujetarlas con una mano, mientras con la otra se pasa el trapo húmedo sin presionarlo demasiado.

Más información