Fb. In. Tw. Be.
limpieza de oficinas madrid
⌚ Tiempo de lectura 3 Minutos

Queremos aportar información con consejos que pueden ser útil en el orden y limpieza de tú oficina

Después de unas preciosas vacaciones de verano, la mayor parte de los ciudadanos hemos debido regresar al trabajo tras vivir tardes inacabables de playa, barbacoas de difícil digestión y noches eternas a la luz de la «luna más grande que hayamos visto en lo que llevamos de vida», por esta razón no hay nada mejor para animar la vuelta a la rutina y al trabajo en la oficina, que organizar nuestro espacio de trabajo con detalles fáciles y amigables, y que nos recuerden los felices día de verano.

Hoy queremos aportar información con consejos que pueden ser útil en el orden y limpieza de tú oficina

Desde Limpiezas Termy empresa de limpieza, os traemos estos sencillos consejos para mejorar nuestro ambiente de trabajo al regreso de nuestras vacaciones.

Quizá eres de los que considera que menos es más, con lo que en este caso y para empezar a organizar siempre y en todo momento comenzamos por deshacernos de las cosas que estimamos y valoramos muy poco útiles, que se pueden reemplazar de forma fácil, o bien que se pueden guardar para no ocupar espacio, como es el medio digital.

Ahora veremos ciertos aspectos a tomar en consideración en el momento de organizar una mesa de trabajo, escritorio o bien lugar de trabajo que está desorganizado, además de adoptar pautas periódicas de higienización que siempre podemos conseguir con la contratación de una empresa de limpieza de oficinas que esté especializada, que aporte un valor añadido y disponga de medios humanos y experiencia contrastada para poder ofrecernos un buen trabajo de limpieza de todas las áreas que componen nuestro lugar de trabajo, negocio, empresa, despacho, oficina, etc. además de ofrecer una buena relación-calidad-precio respecto al mercado y a las demás empresas de limpieza.


Recomendaciones para una buena organización en tu lugar de trabajo u oficina

1. Organiza tu oficina: Despeja, vacía, tritura, deshazte de todo lo que no necesites o quieras.

2. Recoge y redistribuye: Organiza todos los objetos que no estén en su sitio y colócalos donde corresponda.

3. Establece «zonas» de trabajo: Decide qué tipo de actividad se realiza en cada zona de tu oficina. Probablemente tendrás una zona de trabajo principal (probablemente tu escritorio), una zona de referencia (archivador, estanterías, carpetas) y una zona de suministros (armario, estanterías o cajones). Coloca el equipo y los suministros apropiados en la zona adecuada en la medida de lo posible.

4. Proximidad: Coloca equipos y suministros que más utilizas al alcance de tus manos.

5. Consigue una  etiquetadora: Elige una etiquetadora que sea fácil de usar. Dedica el tiempo necesario para etiquetar las estanterías, los cubos y las cestas de los cajones. No sólo te recordarás dónde van las cosas, sino que también ayudará a otras personas que puedan tener la necesidad de encontrar, usar o guardar algo en tu espacio de trabajo.

6. Revisa tu sistema de archivo: A medida que nos adentramos en la era digital, la necesidad de almacenar archivos en papel ha disminuido. ¿Qué puedes almacenar digitalmente? ¿Estás duplicando archivos? Tal vez pueda eliminar algunos de los archivos y carpetas que has utilizado en el pasado. Si almacenas archivos en tu ordenador, asegúrate de hacer copias de seguridad periódicas.

7. Despeja tu escritorio: Retira todo, límpialo a fondo y vuelve a colocar sólo los objetos imprescindibles para el uso diario.

8. Organiza tu escritorio: Ahora que has racionalizado tu escritorio, es una buena idea organizarlo. Utiliza organizadores de escritorio o contenedores para organizar los elementos de tu escritorio. Utiliza bandejas para los documentos y contenedores para los objetos más pequeños. No te olvides del escritorio de tu ordenador. Asegúrate de que los archivos o imágenes están todos en carpetas organizadas. Te recomendamos que limpies el escritorio de tu ordenador todos los días antes de salir del trabajo.

9. Organice tus cajones: Pon los artículos que se utilizan juntos en el mismo espacio del cajón, los sellos con los sobres, las almohadillas adhesivas con los blocs de notas, etc. Utiliza organizadores de cajones para los objetos pequeños: clips, chinchetas, etc.

10. Bandejas de entrada separadas: Si trabajas habitualmente con otras personas, crea una carpeta, bandeja o bandeja de entrada para cada una.

11. Despeja tus documentos: Con suerte, con tu nueva oficina organizada, ya no crearás montones de papeles, pero todavía tienes que ordenar los antiguos. Revisa el montón (un poco cada vez si es necesario) y ponlo en el lugar apropiado o tíralo.

12. Asigna fechas de descarte: No es necesario que guardes todos los papeles indefinidamente. Marca en los archivos o documentos cuándo se pueden tirar o triturar. Algunos documentos legales o financieros deben conservarse durante un tiempo determinado, asegúrate de saber cuáles son esos requisitos.

13. Filtra tus correos electrónicos: Algunos correos electrónicos son importantes para leer, otros simplemente no son tan importantes. Si utilizas el sistema de filtros para etiquetar los diferentes tipos de correos electrónicos, sabrás cuál es tu prioridad y cuál debes responder primero.

14. Ordena tu escritorio: Al final del día, haz una limpieza rápida, para que tengas un comienzo limpio al día siguiente.


Conclusión

Utiliza un consejo o pruébalos todos. El esfuerzo que dediques a crear y mantener un área de trabajo eficiente te compensará en gran medida. En lugar de perder tiempo buscando cosas y revolviendo pilas, podrás dedicar tu tiempo a trabajar y disfrutarás de estar libre de desorden.

4.9/5 - (22 votos)
You don't have permission to register